Projects

Projects · 02. mayo 2018
Emigrar es reinventar tu propia naturaleza. Es tomar del aire no solo el oxígeno que respiras, sino también el agua y los demás nutrientes que necesitas porque tus raíces quedaron truncadas y marchitas en una tierra lejana. Es aprender a llevar la casa en la espalda. Soltar amarras como las arañas y dejar que el viento te lleve hasta donde quiera el destino y, sin más, valerte de lo que tengas a mano para recrear allí tu hogar imaginario.
Projects · 05. febrero 2015
Casas de mi Tierra es una selección de fotografías que fui haciendo en Venezuela durante viajes aislados entre sí, sin proyecto común. Sin embargo, las imágenes aquí reunidas se vinculan unas con otras porque responden a una misma inquietud. Son hijas de una mirada casi huérfana, un ojo sin tierra ni casa propia que busca en cada paisaje su propio reflejo y encuentra en ellos una pequeña parte de su identidad, un algo que le dice –aunque sea por un breve momento– tu casa es la tierra.
Projects · 26. septiembre 2014
Las imágenes que presento aquí responden a un método que he desarrollado para realzar el valor expresivo de las escenas con un guiño estético parecido al género cómic.
Projects · 02. septiembre 2014
Si decimos que la vida es movimiento entonces los disparos de nuestras cámaras pueden ser también letales porque dejan como piedra todo lo que esté a su alcance. Sin embargo...
Projects · 13. agosto 2014
Los verdaderos héroes no están en los cómics de las industrias comecerebros de EE.UU., sino en los países de nuestra superlativa América Latina. Héroes anónimos. Héroes de más nadie que de ellos mismos, que día a día deben enfrentar grandes peligros y un sinfín de atropellos e injusticias...
Projects · 19. septiembre 2013
La arquitectura puede ser algo distinto para cada quien. Para mí es parte de mi identidad. Una fuerza viva que en momentos de ansiedad cultural me ha permitido hallar y entender mis raíces mestizas.
Projects · 06. junio 2013
A diferencia de aquellas personalidades que alcanzan la inmortalidad, nosotros, el resto de la gente común, estamos destinados a encontrarnos con la muerte no sólo una vez sino dos veces: Una, la primera, la física; la otra, más lenta y por tanto más agonizante, mientras nuestro recuerdo se desvanece progresivamente de entre los vivos...